Puebla, mayor productor de amaranto en México

Puebla, mayor productor de amaranto en México

Planta de amaranto.

Agrandar Imagen

La población prefiere el amaranto que se cultiva en México.

Texcoco Mass Media/Jaime Santiago Méndez

21/07/09

Puebla, Puebla.- (Texcoco Mass Media).- Puebla es el mayor productor de amaranto en México, con el 51 por ciento de la producción nacional total. Le sigue Morelos, Tlaxcala, Distrito Federal, Estado de México y Guanajuato, con el 19, 14, ocho, seis y dos por ciento, respectivamente.
 
En 12 municipios poblanos, principalmente, se producen alrededor de cuatro mil toneladas al año de esta planta, principalmente en Tochimilco, Atzitzihuacan, Cohuecan, Atlixco, San Salvador El Verde, Huaquechula, San Andrés Cholula, San Matías Tlalancaleca, San Martín Texmelucan y Tehuacán.
 
Como sucede con otros cultivos, hoy en día el amaranto poblano, como el de otras entidades del país, se enfrenta a una gran competencia contra el que se produce en China y la India; afortunadamente, los nacionales siguen prefiriendo el amaranto que se cultiva en México por su sabor y precio económico.
 
De ahí la importancia de que se siga apoyando con recursos institucionales a los productores organizados que viven en ésta y otras entidades de la República Mexicana, muchos de los cuales participan en cadenas productivas y convenios comerciales bajo el esquema de agricultura por contrato, figura que permite asegurar la venta del producto a precio base.
 
Las zonas de producción y cultivo de amaranto son las mismas de la época precolombina; una de sus características más simples es su valor nutritivo; es un alimento rico en hierro, proteínas, vitaminas y minerales, resaltaron autoridades agrarias.
 
La Asociación de Información al Consumidor de Amaranto difunde que ésta fue una planta de alta consideración en los pueblos precolombinos. El desconocimiento de los conquistadores provocó su agonía. Actualmente el aporte particular y científico trata de restaurarle su lugar como recurso nutritivo y económico.
 
El amaranto es uno de los cultivos más antiguos de Mesoamérica: los mayas, los aztecas, los incas, pueblos recolectores y cazadores, lo conocían. Las primeras informaciones de esta planta datan de 10 mil años, según algunos investigadores, y otros, como Juan Manuel Vargas, de la Universidad de Sonora, señala que "las muestras arqueológicas del grano de amaranto o Amaranthus cruentus, hallados en Tehuacan, Puebla, se remontan al año 4,000 a.C., e indican que probablemente se originó en América Central y del Sur".
 
Giovannina Vele, licenciada en Biología, egresada de la Universidad Central de Venezuela, ratifica que el testimonio más remoto del amaranto, asociado con la actividad humana, "es 4.000 años a. C., lo refieren unas semillas halladas en el estado de Veracruz (México) en la cueva de Coxtatlán, en las comunidades indígenas denominadas Ocampos".
 
LOS MAYAS, LOS PRIMEROS EN USARLO
 
El documento de dicha asociación relata también que el amaranto fue una planta que dentro de las actividades agrícolas de los pueblos prehispánicos pugnaba en importancia con el maíz y el fríjol. Era consumida tanto en forma vegetal como cereal, y la producción del grano estuvo en su máximo apogeo durante los periodos Maya y Azteca en Centroamérica.
 
La situación cambió cuando llegaron los españoles que prohibieron su cultivo y su consumo por considerarla "pagana". Casi lograron erradicarla. Algunos estudiosos sostienen que se trató de una estrategia militar para mantener a la población débil y conquistarla más fácilmente, pues el amaranto era un alimento de guerreros.
 
Los mayas quizás fueron los primeros en usar el amaranto, "xtes", como cultivo de alto rendimiento, apreciando especialmente su valor alimenticio. Los aztecas lo conocían como "huautli" y lo ligaban con sus ritos religiosos. Y los incas lo denominaron "kiwicha" (pequeño gigante) y lo respetaban principalmente por sus poderes curativos. La palabra "amaranto" viene del griego y significa "planta que no se marchita". Vele cita que "las flores del amaranto de cualquier especie, después de cortadas duran mucho tiempo y no pierden el color, asumen un aspecto más delicado y bonito que cuando están vivas, razón por la cual era utilizada antiguamente para adornar las tumbas y simbolizaba la inmortalidad".
 
LOS AZTECAS
 
Vargas López menciona que algunas crónicas de la época indican que "los Aztecas producían alrededor de 15 a 20 toneladas al año", más de cinco mil hectáreas estaban dedicadas a la siembra de amaranto, y anualmente 20 provincias daban en tributo el grano de amaranto a su rey, Moctezuma, en Tenochtitlán, ahora ciudad de México.
 
Los Aztecas lo utilizaron para la realización de transacciones, lo consideraron sagrado por su resistencia a las sequías, por el vigor que les proporcionaba y lo asociaron con el sol por su color rojizo. Tres razones suficientes para vincularlo a sus ritos religiosos:
 
"En festividades religiosas, las mujeres aztecas molían la semilla, la mezclaban con miel, melaza o sangre de víctimas humanas de algún sacrificio, y moldeaban la pasta resultante (zoale) en forma de estatuas de ídolos y dioses. Estas estatuas eran después consumidas durante las ceremonias religiosas.
 
Cuando Hernán Cortés invadió México, en 1519, e inició la conquista del imperio Azteca, tales ceremonias eran consideradas como una perversión de la Eucaristía Católica y fueron vetadas. A fin de destruir la religión y eliminar sus rituales paganos, Cortés prohibió todo cultivo de amaranto, ordenó que los sembradíos fueran quemados o aplastados, y mandaba a cortar las manos de las personas que fueran sorprendidas en posesión o cultivo de este grano".
 
En muy poco tiempo el cultivo de amaranto, con alto valor agrícola y religioso, se hundió en el olvido. Debido a la Inquisición de Cortés, "las especies de grano de amaranto son casi desconocidas y desde entonces han permanecido en estado letárgico como cultivo alimenticio. Su producción decayó vertiginosamente entre 1577 y 1890, y existen pocos registros de producción del grano después de esa fecha.
 
Sin embargo, fue durante este periodo cuando llegó a África y Asia, y muchas de sus formas ornamentales fueron introducidas en los jardines europeos", señala Vargas López. Este hecho, junto con la sustitución de los cultivos nativos por los del Viejo Mundo, llevó al amaranto a una situación lamentable. Sólo continuaron con su cultivo pequeños agricultores para consumo propio en las comunidades retiradas hacia la montaña.
 
LA RESURRECCIÓN DEL AMARANTO
 
Actualmente, la forma más común de consumir el amaranto en México es el popular dulce "alegría", cuya preparación, curiosamente, deriva del antiguo tzoalli , con la diferencia de que en lugar de harina de amaranto se utilizan las semillas reventadas como rosetas de maíz.
 
En menor escala, y de manera más localizada, las semillas son molidas y mezcladas con maíz para elaborar platos típicos, y las hojas verdes se emplean en preparaciones similares a las del consumo de espinaca.
 
Hasta el día de hoy continúa siendo un recurso natural subutilizado pese a su prometedor aporte nutricional y económico. Ventajosamente, en 1975, la Academia Nacional de Ciencias, en un esfuerzo por ampliar la base alimenticia mundial, realizó un estudio y publicó un documento titulado "Plantas Tropicales Subexplotadas con Valor Económico Prometedor". El amaranto fue incluido entre 36 vegetales con potencial. Gracias a este criterio, el oscurantismo con esta planta está terminando, desarrollándose a partir de entonces varias iniciativas particulares, que han logrado reinsertarlo tanto en la práctica agronómica como en las costumbres gastronómicas con el objetivo de volverlo usual en la dieta alimenticia.
 
Las características del amaranto han facilitado el trabajo de reinserción, pues se puede aprovechar de múltiples formas como grano, como verdura o como forraje.
 
Es también un cultivo altamente eficiente que puede prosperar en condiciones agroclimáticas adversas: sequía, altas temperaturas o suelos salinos.
 
La semilla presenta una gran versatilidad, pudiéndose utilizar en la preparación de diversos alimentos y tiene, además, un prometedor potencial de aplicación industrial, tanto de los alimentos como en la elaboración de cosméticos, colorantes y hasta plásticos biodegradables.
 
Fuente: Cambio Sonora/ Martha Benítez
 
© Infoagronomo.com 2009

México incentivará exposiciones nacionales e internacionales de Agroproductores

Unidad reciproca entre Hongos y Bosques: FUL2014

SAGARPA destaca fácil financiamiento para el campo

Mezcla biodiésel-diésel beneficia medio ambiente: UNAM